Legisladoras del Partido GEN manifiestan su preocupación por las consecuencias económicas que la sequía provocará en el campo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Por este motivo, pidieron al Ministro del área un amplio pedido de informe sobre la situación y las medidas previstas. Asimismo, reclaman una rápida acción coordinada de la Nación y las provincias afectadas.

La Diputada Nacional, Margarita Stolbizer, la diputada provincial de Santa Fe, Mónica Peralta, la legisladora provincial de Córdoba, Doris Mansilla, la diputada provincial de Buenos Aires, Natalia Dziakowski y la senadora provincial de Buenos Aires, Lorena Mandagarán manifestaron “una profunda preocupación por la situación que atraviesa el sector agropecuario de nuestro país, como consecuencia de la sequía y las altas temperaturas y, el consecuente impacto que la misma ocasionará sobre la economía nacional.”

De igual modo, Margarita Stolbizer afirmó que “si bien es probable que la caída de los ingresos del campo se vea morigerada por el alza de precios internacionales de los cereales, las políticas de cupos de exportación impiden a los productores captar esa suba de precios, principalmente en trigo y maíz, favoreciendo únicamente a los exportadores.”

Por su parte, Doris Mansilla, explicó que “esta disminución de los ingresos del campo compromete seriamente el plan de siembra de la próxima campaña, en un escenario en el cual se observa el desabastecimiento de insumos claves para la producción por restricciones en las importaciones de los mismos.”

Por tal motivo, Lorena Mangarán, expresó que solicitan que “los Gobiernos Nacional y Provinciales articulen acciones para mitigar los efectos de esta situación de sequía sobre las economías regionales y sobre los productores rurales, poniendo en funcionamiento las Comisiones Provinciales de Emergencia y/o Desastre Agropecuario.”

Asimismo, por su parte, Natalia Dziakowski manifestó que solicitan que “el Gobierno Nacional incremente la partida presupuestaria del Fondo Nacional para la Mitigación de Emergencias y Desastres Agropecuarios (FONEDA), el cual ha perdido el 96% de su valor desde de su creación en 2009.” En ese momento el financiamiento asignado ascendía a la suma de 125 millones de dólares, mientras que en la actualidad el mismo representa un total de cinco millones de dólares.

Por último, en la voz de Mónica Peralta, las legisladoras, advierten que “el cambio climático obliga al Estado Nacional a pensar en medidas de fondo, permanentes, sostenibles, actualizables y de fácil ejecución para atender las situaciones de emergencia y/o desastre agropecuario, las cuales han dejado de ser esporádicas para aumentar su frecuencia de ocurrencia y su nivel de impacto sobre la producción.”