A pesar de la crisis del Gobierno, no debemos perder de vista el mensaje de la urnas