Categorías
Actualidad Campaña con Proyectos Dar el Paso

LINEAMIENTOS POTENCIALES PARA UN: “REGIMEN DE PROMOCIÓN Y TRANSPARENCIA PARA PRESTAMOS PERSONALES”

“Hay que proteger a los jubilados de los préstamos impuestos y las tasas abusivas. Para eso proponemos transparentar el régimen de préstamos y limitar las tasas frente a un descuento automático que no tiene riesgos para el prestador, pero que es muy caro para quien lo toma”

En el marco de la visita a la 7ma sección electoral, Margarita Stolbizer, precandidata a Diputada Nacional por la Lista Dar el Paso-Juntos, que encabeza Facundo Manes, presentó la propuesta para impedir que se siga abusando de los jubilados en el otorgamiento y cobro de préstamos a tasas elevadas.

Stolbizer comenzó la jornada en 25 de mayo acompañando a Ramiro Eguen y el resto de los candidatos de la lista local con quienes reitera la normativa vinculada con el desarrollo local y la transparencia en la gestión pública.

La precandidata a Diputada Nacional por Dar el Paso-Juntos estuvo acompañada de la canidata a Senadora provincial Lorena Mandagaran y el ex diputado y ex intendente de Azul Omar Duclós. En esa ciudad se reunieron con jubilados que celebraron la propuesta. Más tarde finalizaron la recorrida en la ciudad de Olavarría.

Respecto de los préstamos se explicó:

Los préstamos personales son una herramienta bastante extendida entre trabajadores en relación de dependencia y la clase pasiva. Es bastante usual que todo aquel que recibe un ingreso mensual “formal” utilice ese flujo para pedir préstamos u adelantos de sueldos. Muchas veces quien presta los fondos recibe el derecho a descontar automáticamente del recibo de pago (del sueldo, de la jubilación o de pensión) el monto de la cuota del préstamo en cuestión.

En general a esta práctica se la conoce como “código de descuento” (ciertamente no es el único término utilizado).

La lógica es bastante simple. Como el interesado recibe regularmente el pago del sueldo, jubilación, pensión o lo que fuere, entonces el riesgo de cobro es muy bajo si se obtiene la autorización para descontar las cuotas del crédito en el momento de percibir el haber/beneficio en cuestión. El riesgo de cobro viene dado básicamente por el riesgo de percepción de esos ingresos, no por la voluntad de pago del tomador del crédito, pues la cuota se descuenta automáticamente.

Lamentablemente esta herramienta, a veces, se presta a situaciones abusivas. Las dos principales situaciones identificadas son: i) promociones poco transparentes que confunden a los potenciales tomadores de créditos, y ii) tasas efectivas muy altas considerando el riesgo asumido en la operación financiera por el prestamista.

Solo por mencionar una práctica poco transparente, existen denuncias de jubilados que al momento de ir a retirar sus haberes se encuentran en los cajeros automáticos con préstamos preaprobados disponibles. Expuestos de una manera lo suficientemente confusa como para que el jubilado retire esos fondos pensando que son parte de su jubilación. Sin quererlo termina gatillando un préstamo que no quiso tomar. Él/Ella cree que está retirando fondos de su caja de ahorros pero en realidad está retirando el dinero de un préstamo. Se da cuenta de la situación cuando luego ve que le debitan cuotas en los meses siguientes.

Por otra parte, las tasas nominales efectivas observadas son muy altas aún considerando los altos niveles de inflación observados en nuestra economía.

Ante ello se propone un esquema que: i) garantice la transparencia en la oferta de este tipo de instrumentos y ii) minimizar la tasa que se cobra por los mismos de modo tal que la misma constituya un tasa de mercado, que remunere en términos reales los riesgos asumidos pero evitando situaciones de abuso indeseadas.

Para garantizar la transparencia se propone:

• No se podrán realizar ofertas de préstamos personales en el acto de extracción de fondos de sus cajas de ahorro por parte de los asalariados/jubilados/pensionados. Ya sea que esas extracciones se realicen vía cajeros automáticos, home banking, aplicaciones celulares, etc.

• La oferta de este tipo de instrumentos debe realizarse de modo absolutamente independiente al del cobro/retiro de ingresos/haberes de los potenciales interesados.

• Al momento de la oferta de estos préstamos se deberá transparentar los alcances financieros de la operación ofrecida. Deberá indicarse taxativamente: i) el monto neto efectivo que recibirá el tomador del préstamo, ii) el monto final estimado de cada cuota (incluyendo amortización de capital, intereses, impuestos, tasas, gastos administrativos y cualquier otro monto que deba erogar el tomador del préstamo), iii) la cantidad de cuotas a pagar, iv) el monto total nominal a pagar por todo concepto durante toda la vida del préstamo, v) el costo financiero nominal de la operación, y vi) el costo financiero total de la operación.

• La asignación del préstamo se efectivizará luego de un procedimiento de doble chequeo en el cual el tomador debe explícitamente manifestar su voluntad de tomar el crédito en dos instancias sucesivas. Esto sirve para minimizar situaciones de estafas y para asegurar la voluntad “no compulsiva” del tomador del préstamo.

• Si la tasa de interés del préstamo fuera variable, cada vez que la misma se modifique deberá informarse cuál es el nuevo nivel de cuotas, el monto total a pagarse a lo largo de la vida remanente del préstamo y el monto total a pagar dado el nuevo escenario.

Para minimizar el costo financiero de estos préstamos se propone:

• Que ANSES y/o Banco Nación coloquen bonos en oferta pública en el mercado de capitales para obtener fondos para fondear préstamos de este tipo.

• Estas entidades “securitizarán” el flujo de fondos del cobro de estos préstamos con “código de descuento” para garantizar el repago de los bonos emitidos.

• Los bonos emitidos al mercado pagarían IPC o CER + un % real que surgiría de las licitaciones. A su vez cobrarían IPC o CER + un % real por los préstamos con “código de descuento”. La diferencia entre tasas reales sería la necesaria para remunerar el riesgo por este tipo de operación.

• No es necesario que el tomador del crédito cobre vía Banco Nación. El “código de descuento” haría que esos fondos lleguen al Nación.

• Podría armarse un pool de Bancos Públicos y Privados que se sumen al Nación en la operatoria.

• Las entidades financieras en general podrán seguir ofreciendo préstamos con “código de descuento” siempre y cuando las condiciones financieras sean mejores que las ofrecidas por el esquema diseñado por ANSES/NACION.

• Si quieren cobrar tasas más altas, podrán ofrecerlas, pero no bajo el esquema de “códigos de descuento”. Lo podrán hacer bajo los mecanismos normales de préstamos personales sin comprometer a su favor un descuento automático de haberes.

• Este mecanismo además de minimizar las tasas de préstamos personales también sería una alternativa de colocación de ahorros disponibles a tasas reales positivas en pesos.

• El ANSES/NACION o el consorcio de bancos oferentes podrán poner límites de riesgo en el % máximo de sus haberes que se pueden comprometer en este tipo de préstamos.

• Los tomadores de préstamos podrán cancelar estos préstamos en cualquier momento sin penalidades ni costos adicionales por pre-cancelación de los mismos.

• Esto no excluye que el gobierno decida “vía subsidios” aplicar un menor diferencial entre el costo del fondeo y el costo de los préstamos. Estos préstamos pueden ser dirigidos a ciertas categorías, por ejemplo solo a los jubilados y no a los activos.